Magrini: “Argentina necesita exportar”

A partir de la visión de un padre “muy emprendedor”, Diego y sus dos hermanos continuaron con el legado de llevar adelante una empresa familiar con proyección mundial. Actualmente cuenta con más de 60 líneas de productos con distribuidores asociados en Buenos Aires y exportaciones a toda Latinoamérica, África, Sudáfrica, Singapur, Malasia y próximamente Rusia.

“Abrir un mercado afuera es un trabajo a largo plazo. Implica un esfuerzo. Nosotros conseguimos profesionales que nos dieron una mano muy grande en ese sentido, y así es como fuimos creciendo en productos, mercado y desarrollo. Hoy la exportación no es que sea más fácil sino que contamos con herramientas que facilitan mucho las cosas, como las propuestas por el estado y por supuesto internet”, explicó Magrini. Además, destacó el apoyo de la Cámara de Comercio Exterior  y otras instituciones, y la participación en ferias, congresos, etc.

¿Cómo fue el proceso de apertura hacia nuevos mercados internacionales?

Trabajar donde las empresas multinacionales no podían llegar, haciendo un producto versátil, adaptable a cada mercado, y tratando de ser una empresa rápida.

Ahora estamos trabajando mucho con lo que es innovación, productos que la competencia no tiene y marcan la diferencia. Hoy podemos decir que desde Río Cuarto podemos competir con cualquier empresa multinacional en cuanto a precio y calidad.

¿Qué dificultades tuvieron a la hora de ingresar a otros mercados?

No es fácil entrar a todos los países. Por ejemplo Brasil es un mercado bastante nacionalista, al menos en nuestro rubro. Eso nos llevó a montar una empresa allí, que ensambla y esteriliza los productos semi elaborados aquí y los vende también en Brasil. Eso nos abrió las puertas que se nos habían cerrado al principio. Hay países que son muy cerrados, sobre todo en productos como estos que requieren de alta calidad.

En este sentido, Magrini hace una autocrítica: “Querer exportar hoy porque el dólar está alto y mañana si baja comercializo en el mercado interno, no es algo serio. Al empuje hay que sumarle la seriedad y la responsabilidad. Eso no sólo lo marca a uno como empresa sino que demuestra que Argentina también puede hacer las cosas serias, y en el interior”.

¿Cómo llevar adelante una empresa familiar?

Hay dos puntos de vista para focalizarse, la familia y la empresa. Ambas pueden convivir mientras nos ordenemos bien. Si bien al fallecer mi padre se hizo un protocolo familiar, definiendo la estructura y el organigrama de la empresa, hoy nos parece importante profesionalizar la empresa y que ésta siga creciendo con otros empujes. La familia en la empresa es complicada, pero se puede.

¿En qué se inspiran para generar productos innovadores?

Por un lado, la gente de venta son nuestros ojos y oídos, ya que no podemos estar personalmente en todos lados y ellos captan las necesidades de los usuarios. Por otro lado, hay profesionales muy jóvenes trabajando en la empresa, que aportan a la innovación. Hoy la innovación en productos es lo que marca la diferencia con otras empresas. Eso nos permite ver las necesidades del mercado a mediano plazo. También es importante estar en el exterior, en ferias, congresos.

¿Cuál es la proyección de la empresa para los próximos meses?

Seguir creciendo. Llegar a tener unas 260 personas trabajando, en dos años aproximadamente. Hoy estamos produciendo 1 millón 200 mil unidades y la idea es llegar a los 2 millones en dos o tres años, pero para eso necesitamos tener listo el nuevo edificio de la fábrica, que comenzará a construirse a fines de este año o comienzos del que viene, con una superficie inicial de 4800 m2.

¿Cómo se divide la producción, según los mercados interno y externo?

Hoy tenemos un 33% de inserción de productos en Buenos Aires, 33% en el resto del mercado interno y 33% en el exterior. El crecimiento promedio en los últimos 5 años, sin inflación, ha sido de un 8 o 9% anual y las perspectivas de crecimiento a corto plazo (tres años) tienen que ver con  equiparar las exportaciones a un 50% del total facturado. Creemos que el techo de las exportaciones está mucho más alto que en el mercado interno y diversificar los ingresos nos permite tener una estabilidad más clara en este escenario bastante complicado.

Hoy hay mayor apertura de mercados. Lo que necesitamos es una visión a corto plazo de lo que va a suceder y la verdad que la situación económica hoy es bastante vertiginosa. Pero la única receta es seguir invirtiendo y trabajando a full. Argentina necesita exportar. Es lo que le da mayor estabilidad al negocio.

Fuente: Revista Breves Empresarial – http://www.revistabreves.com.ar/Noticias/106/Magrini_Argentina_necesita_exportar/